La suerte no existe, simplemente todo depende de nuestros actos.

El que juega por necesidad, pierde por obligación.

La suerte se puede crear de acuerdo a la actitud, la voluntad, la acción y las ideas.

Si crees en la suerte estás perdido, mejor se constructor de tu propio destino.

Cada fracaso supone un capítulo más en la historia de nuestra vida y una lección que nos ayuda a crecer. No te dejes desanimar por los fracasos. Aprende de ellos, y sigue adelante. 

Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caido nunca, sino en haberse levantado después de cada caída.

 Para empezar un gran proyecto, hace falta valentía. Para terminar un gran proyecto, hace falta perseverancia.

Si quieres triunfar, no te quedes mirando la escalera. Empieza a subir, escalón por escalón, hasta que llegues arriba.

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                     

Página  desarrollada  por  FRANCISCO  ROBLES  GUISADO